Embarazo y Diabetes

Embarazo y Diabetes

Durante el embarazo, la necesidad de insulina en el organismo aumenta, para que la madre pueda suplir las necesidades de glucosa para el crecimiento y nutrición del futuro bebé.

Si la madre tiene factores de riesgo (historia de sobrepeso u obesidad, haber tenido preeclampsia, eclampsia, presión arterial elevada, mortinatos o pérdidas de embarazos previos; o historia de diabetes gestacional en embarazos previos), se recomienda medir los niveles de azúcar en la sangre

  • Al inicio del embarazo (primeras 8 semanas)
  • A las 24-28 semanas

La glucemia normal en el embarazo es por debajo de 90 mg/dl. y después de comer, por debajo de 130 mg/dl. Si los valores están por arriba de esto, existe mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto, tanto para la madre como para e bebé.

La diabetes gestacional, así como la diabetes que ocurre en mujeres que tenían diagnóstico de diabetes antes de empezar el embarazo, son problemas controlables, Es posible minimizar el riesgo, tanto para la madre como para el bebé. Entre más temprano se inicie el control, mejores serán los resultados del embarazo.