Enfermedad renal crónica por diabetes

Enfermedad renal crónica por diabetes

La enfermedad renal crónica es causada por mantener valores elevados de azúcar durante largo tiempo. La diabetes, cuando está bien controlada, no causa complicaciones. Por eso es tan importante controlar los niveles de azúcar (glucemia) para las personas con daibetes.

Cómo funcionan los riñones

Los riñones son dos órganos que se encuentran en la parte posterior de la cavidad abdominal. Sirven para filtrar el agua y todas las sustancias que se disuelven en agua. Además, sirven para:

  • Controlar la cantidad de líquidos y de sustancias como sodio, potasio e hidrógeno. Por esto, los riñones controlan los niveles de acidez en el organismo
  • Controlar los niveles de presión arterial. En condiciones normales, los riñones son los encargados de mantener la presión arterial en límites saludables. Cuando hay aumento de presión por cualquier causa, la función renal se altera. Pero lo opuesto también es cierto: cuando la función renal se altera, la presión arterial se eleva.
  • Los riñones producen hormonas que regulan procesos inflamatorios.
  • Otra hormona que se produce en los riñones es la eritropoyetina, encargada de regular la producción de glóbulos rojos. Si no se porduce eritropoyetina (como ocurre cuando hay enfermedad renal crónica), se presenta anemia.
  • Otra función renal clave es regular la activación de la Vitamina D, que es la vitamina que controla la absorción intestinal y la excreta urinaria de calcio y fósforo. Cuando hay enfermedad renal crónica, se altera el metabolismo de esta vitamina y estos minerales. Esto se conoce como enfermedad mineral ósea, Los huesos y los dientes se afectan de una forma parecida  – pero no igual – a la osteoporosis.

La enfermedad renal crónica ocurre cuando la capacidad del riñón de filtrar el agua y las sustancias solubles en agua cae por debajo del 50% de lo normal. Aunque se pueden encontrar signos de enfermedad renal crónica cuando la Tasa de Filtración Glomerular cae por debajo de 60 ml/min/1.73 m2, usualmente hay pocos síntomas sino hasta que la enfermedad está muy avanzada.

Cómo se calcula la función renal

La función renal se estima con los valores de creatinina. La creatinina es un producto de desecho que se excreta por el riñón. Media vez la dieta y la masa muscular están estables, los niveles de creatinina en sangre manifiestan cómo está funcionando el riñón. Este valor se conoce como “Tasa de filtración glomerular” (TFG), que se calcula mediante fórmulas estandarizadas. En este enlace encontrará varias calculadoras automáticas. Los resultados son muy parecidos con todas estas fórmulas.

Mantener los niveles elevados de azúcar (glucemia) se asocia a complicaciones renales por diabetes. Cuando los riñones están trabajando bien, la Tasa de Filtración Glomerular se encuentra por entre 60 y 90 ml/min/1.73 m2. Si hay Enfermedad Renal Crónica, la Tasa de Filtración empieza a disminuir por debajo de este valor y las funciones del riñón se alteran. Cuando la tasa de filtración está por debajo de 15 mil/min/1.73 m2, la persona puede necesitar terapia de sustitución renal (diálisis o trasplante). Entérate aquí de cómo se clasifican las etapas del fallo renal (*tomado del documento de la Sociedad Española de Nefrología – guías para evaluación y tratamiento de la enfermedad renal):

¿Qué cosas hay que buscar cuando hay enfermedad renal crónica por diabetes?

Puesto que no hay síntomas específicos de enfermedad renal, hay que buscar los efectos de la baja en las funciones del riñón:

  • Espuma en la orina causada por pérdida de proteínas
  • Retención de líquidos, presión arterial elevada (hipertensión)
  • Pérdida de dientes, osteoporosis
  • Anemia
  • Bajones de azúcar inexplicados
  • Pérdida no explicada de peso corporal
  • Síntomas de daño avanzado incluyen retención de líquidos (edema), disminución de la producción de orina. Cambio en el color de la piel, aliento “urémico” o que huele a orina. Puede aparecer escarcha urémica. Esta escarcha aparece en la piel y parece sal. Se debe a que hay sustancias en la sangre que no se están excretando en la orina.
  • Sintomas severos incluyen alteraciones del estado de conciencia, sobrecarga severa de líquidos, que puede causar fallo cardiaco o pulmonar. Pueden ocurrir alteraciones como niveles muy bajos de sodio o niveles muy altos de potasio en la sangre.

Qué hacer para prevenir enfermedad renal crónica

Estudios científicos han demostrado que una de cada tres (1 de 3) personas con diabetes mal controlada de más de 20 años de evolución desarrollan enfermedad renal crónica. Sin embargo, la enfermedad renal crónica se puede prevenir y se puede tratar. Lo más importante es tomar medidas para evitar el daño renal. Pero si ya el daño ocurrió, hay posibilidades de tratamiento, que pronto discutiremos en otras entradas.

Lo primero que hay que hacer es mantener un buen control del azúcar (diabetes) y de la presión arterial. El siguiente paso es hacer un control de orina, nitrógeno de urea y creatinina, por lo menos una vez al año, si los resultados están normales. Si hay alteración de la función renal, hacer seguimiento más frecuente de laboratorios. Vigile los niveles de Vitamina D y las pruebas del metabolismo óseo.

Recuerde, la enfermedad crónica por diabetes se puede prevenir mediante un buen control glucémico. Si ya está presente, entre más temprano se detecte, más fácil será controlarla y retrasar su progresión. Puedes empezar hoy mismo para lograrlo, con el apoyo del equipo de tratamiento de Diabetcentro.