Estilos de vida saludable

Estilos de vida saludable

Cuando escuchamos sobre los Estilos de Vida Saludable, típicamente pensamos en imposiciones que cambian radicalmente nuestras vidas y forma de ser. Por ejemplo, pensamos “tengo que tomar mucha agua, hacer mucho ejercicio, comer mucha fruta y bajar mucho de peso”. Pero, en realidad ¿Qué son los Estilos de Vida Saludable?

Los Estilos de Vida Saludable

Los Estilos de Vida Saludable son patrones generales de conducta que sirven para mantener una buena salud e incluyen:

  • Un patrón nutricional balanceado, que permite mantener un buen nivel de actividad física, crecimiento y desarrollo corporal. Note que la nutrición balanceada nos ayuda a mantener un peso razonable, no necesariamente estar muy delgados, ni mantenerse a dieta siempre. Tampoco significa pasar la vida con hambre, sino comer lo suficiente para tener las energías necesarias.
  • Evitar alcohol, tabaco y drogas “recreacionales”. Está demostrado que el consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, es un factor de riesgo para desarrollo de enfermedad hepática. También está demostrada la relación entre el consumo de cigarrillos (incluso vaping) con cáncer o lesiones pulmonares respectivamente. Las drogas que causan adicción se asocian a muertes y suicidios.
  • Una rutina de ejercicio y actividad física que nos permite mantener una buena salud cardiovascular y musculoesquelética. El patrón de actividad física incluye también las horas de sueño y descanso reparador.
  • Evitar alcohol, tabaco, drogas y cualquier sustancia que perjudique la salud de nuestro organismo
  • Mantener una buena salud mental y emocional. Esto incluye capacidad para manejar el estrés “saludable” y reducir el que es desfavorable. Manejar las emociones adecuadamente afecta positivamente el control y prevención de muchas enfermedades.
  • Aprendizaje para toda la vida. Mantenerse en constante crecimiento y desarrollo personal, que nos permita vivir una vida íntegra y plena. Aprender a enfrentarse a las situaciones y problemas que se nos presentan en la vida. Este aprendizaje también incluye establecer metas para las actividades de los Estilos de Vida Saludable. No solo consiste en “hacer dieta” o “hacer ejercicio”, sino más bien en contar con información científica que nos permita tomar las mejores decisiones de qué comer y cómo ejercitarse, sin lesionarse y sin causar desequilibrios de salud. Lo mismo pasa con los medicamentos, aprender a usarlos sabiamente es parte de los Estilos de Vida Saludable.

Más adelante en la revista analizaremos cada tema de forma individual.

¿Qué estilos de vida NO son saludables?

Cualquier estilo de vida que enfatiza los extremos o las restricciones muy severas puede no ser saludable. Por ejemplo

  • Esforzarse por seguir estilos de vida sin contar con consejo  médico. Las recomendaciones populares sin fundamento pueden ser muy peligrosas para la salud.
  • Las dietas muy restrictivas o extremas. Extremos en la dieta incluyen comer “mucha fruta”, o quitarse las grasas o la sal por completo de la dieta. ¡Y todos los extremos son perjudiciales! Incluso los excesos en el consumo de productos “saludables” pueden causar problemas de salud. Por ejemplo, tomar más agua de la que uno necesita puede aumentar los niveles de presión arterial. En este caso, una sustancia saludable, como el agua, puede transformarse en un riesgo para la salud. La dieta balanceada, como la dieta Mediterránea en cantidad suficiente para mantener sus necesidades energéticas es el patrón ideal.
  • Hacer ejercicio en exceso de cantidad o intensidad. Al contrario, el ejercicio debe ser regular y estructurado. Es mucho mejor hacer ejercicio moderado, con una rutina que combine ejercicio aeróbico y de resistencia, unas 5 veces por semana, que hacer entrenamientos severos pero aislados (o que no hacer ejercicio del todo). Debe haber un equilibrio entre las horas de sueño, las horas de estar sentado en el trabajo y las horas de ejercicio y actividad física. Por ejemplo, hacer más de 1 hora diaria de ejercicio muy intenso puede asociarse a aumento de la resistencia a la insulina, especialmente si no se suplementan suficientes carbohidratos o suficientes periodos de descanso después del entrenamiento.

Resumen: ¿En qué consiste el estilo de vida saludable?

Como analizamos en este artículo, además de aplicar patrones de nutrición, ejercicio y descanso/sueño y salud mental que son “saludables”, los estilos de vida saludable incluyen también el evitar sustancias que pueden ser nocivas para nuestro organismo, como el alcohol, el tabaco o las drogas. Por otro lado, se incluye también el aprendizaje para utilizar sabiamente los medicamentos o productos químicos que pudiera necesitar la persona para controlar algunas enfermedades. Indicados por un médico y usados adecuadamente, los medicamentos son de gran ayuda para mantener una vida saludable.

Uno de los aspectos más importantes de los Estilos de Vida es que han demostrado ser útiles para mantener o mejorar la salud en general. Más que todo, el énfasis que tienen está en la prevención de los posibles daños que pueden ocurrir con la contraparte, que serían las “conductas de riesgo”.

La recomendación general de los estilos de vida saludable es que todos los elementos de la vida estén equilibrados. La moderación permite que los estilos de vida sean fáciles de seguir y afecten positivamente la salud. Evitar los excesos de todo tipo será el estilo de vida ideal.

Por favor envíenos sus comentarios y preguntas sobre este artículo. Agende su cita para consulta médica aquí.