¿Tengo la culpa de tener diabetes o de no lograr controlarla?

¿Tengo la culpa de tener diabetes o de no lograr controlarla?

¿Tengo la culpa de tener diabetes o de no lograr controlarla?

Si usted tiene diabetes o familiares que la tienen, es posible que se haya preguntado si la persona “tiene la culpa” de tener diabetes, o de no lograr controlar sus valores de azúcar. Por ejemplo, con alguna frecuencia hay familiares que nos dicen “mi pariente (mi mamá, mi papá…) no sigue la dieta” “Es su culpa que no logra controlar la diabetes”. También las personas pueden sentirse culpables de no seguir la dieta, o de no lograr sus metas de control.

La gran pregunta es ¿en realidad las personas tienen la culpa de tener diabetes o de no poderla controlar?

Qué es la culpa

La culpa es un sentimiento, un estado emocional desagradable. Se origina cuando la persona cree o es acusada de haber transgredido una regla o algo que se esperaba de ella. Se asocia a sentimientos de vergüenza y miedo. Culparse a uno mismo puede ser una manera de buscar un castigo que creemos que merecemos. O una forma para tratar de ganarse la compasión de otros.  En vez de permitir a la persona avanzar y cambiar, sentirse culpable paraliza e impide tomar decisiones para actuar. El problema es que la culpa no es una manera natural de comportarse, sino una reacción emocional aprendida.

Por el otro lado, echarle la culpa de algo a otra persona puede ser una forma de ejercer control emocional. Puede hacer sentir a la otra persona en deuda con nosotros. Puede ser una forma de presionar a la otra persona para que haga lo que yo quiero. Una frase atribuida a Napoleón reza “Haz sentir culpable a tu enemigo y dominarás su voluntad”.

¿Y cuál es el resultado? en vez de lograr que la persona cambie, que siga su dieta o tome sus medicamentos, la culpa causa mucho sufrimiento, porque se alimenta de los juicios de valor. La situación se convierte en un infierno mental. La responsabilidad del presente se traslada a hechos pasados, que ya no se pueden resolver.

¿Es verdad que las personas tienen la culpa de desarrollar diabetes?

Frecuentemente somos bombardeados por noticias y creencias que atribuyen la causa de la diabetes a las malas decisiones de los estilos de vida y patrones de alimentación. Sin embargo, los hechos científicos demuestran que:

  • Si bien el estilo de vida y los patrones alimenticios son importantes, no son causa directa de la diabetes, sino más bien “factores de riesgo modificables que podrían contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas.
  • Por ejemplo, solamente el 13 de cada 100 personas con obesidad severa desarrollan diabetes. Esto quiere decir que no todas las personas con obesidad severa van a desarrollar diabetes. Aunque la diabetes tipo 2 puede ser más frecuente en este grupo de personas que en el resto de la población, el sobrepeso o la obesidad no son la causa directa.
  • Por otro lado, estudios como el “Diabetes Prevention Program” han demostrado que en 5 o 6 de cada 10 personas de alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 puede prevenirse o retrasarse su desarrollo. Esto quiere decir que en 4 o 5 de cada 10 casos de personas con riesgo de desarrollar la enfermedad la diabetes tipo 2 no se puede prevenir. En otras palabras, no en todos los casos se puede prevenir la diabetes con cambios en el estilo de vida. ¡Esto significa que no es culpa de la persona desarrollar la enfermedad!
  • A pesar de que se hacen grandes esfuerzos en todo el mundo para lograrlo, a la fecha no es posible prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 1. Si usted desarrolla diabetes tipo 1 y necesita usar insulina, puede estar seguro de que no es su culpa.

¿Las personas que no siguen la dieta tienen la culpa de estar mal controladas?

El tratamiento de la diabetes tiene tres pilares fundamentales, que son:

  1. Aprendizaje y empoderamiento. Esto permite a la persona manejar aspectos del tratamiento para tomar decisiones informadas. Por ejemplo, realizar automonitoreo de sus valores de azúcar, tomar decisiones cotidianas y prevenir complicaciones. Si usted aprende a usar correctamente la nutrición, el ejercicio, el control del estrés y los medicamentos para controlar la diabetes, seguro que le sacará mejor provecho a su tratamiento y logrará sus metas de control.
  2. Estilo de vida saludable (nutrición, ejercicio, evitar alcohol, tabaco y drogas y manejar el estrés). Es cierto que la nutrición es un pilar fundamental en el tratamiento de la diabetes. Es indispensable tener un plan de alimentación balanceado, que llene los requerimientos nutricionales y permita tener un buen nivel de energía. También es cierto que, cuando la dieta se lleva adecuadamente, el control del azúcar será más fácil. La dieta mejora los efectos de todos los medicamentos para controlar la diabetes. Sin embargo, la dieta “no es el único tratamiento de la diabetes”. De hecho, el estudio UKPDS demostró que solamente 3 o 4 de cada 10 personas con diabetes tipo 2 pueden controlarse únicamente con dieta, en los primeros cinco años después del diagnóstico de la enfermedad. Esto significa que si han pasado más de 5 años del diagnóstico, o si ya hay complicaciones causadas por diabetes mal controlada, 6 o 7 de cada 10 personas necesitarán usar medicamentos para controlar la enfermedad. No lograrán controlarse solo con la dieta. Esta es simplemente la progresión natural de la diabetes, por lo que no es culpa de la persona que la dieta no le funcione en estos casos.
  3. Uso de medicamentos, incluyendo la insulina. De nuevo, no es culpa de la persona necesitar usar medicamentos. Más adelante estudiaremos cómo decidir cuándo usar insulina. Mientras, baste con mencionar que la insulina no es necesariamente el “ultimo tratamiento”, sino que puede ser el primero – y el mejor de todos los tratamientos. Una limitante que existe con el uso de medicamentos, en especial la insulina, es que es necesario aprender a usarlos correctamente. Por ejemplo, si la insulina se administra incorrectamente, no lograremos las metas de control. Si usted usa medicamentos y no logra las metas de control, antes de sentirse culpable pida a su médico que revise y optimice su tratamiento.

¿Entonces, cómo trascender la culpa?

Ahora que ya hemos demostrado que las personas no tienen la culpa de tener diabetes o de estar mal controladas, podemos dejar la culpa atrás. La culpa no cambia los hechos pasados, ni permite trabajar para el futuro. Dejar de culparse y de culpar a otros es una experiencia liberadora. Al dejar atrás la culpa, la persona podrá movilizarse y asumir sus responsabilidades presentes. Aquí hay algunos pasos para lograrlo:

  • Deje atrás el pasado, no podrá resolverlo.
  • Deje atrás la condenación. No se condene, ni condene a los demás. Usted puede trascender lo sucedido. ¡Perdónese y perdone a los demás!
  • Analice sus necesidades de aprendizaje: ¿necesita aprender a cómo controlar la diabetes? ¿o podría ser que necesite aprender a usar su plan nutricional para controlar la diabetes ( y no para perder peso)? ¿Necesita saber usar sus medicamentos adecuadamente? Por ejemplo, si usa insulina y la inyección duele, usted necesita aprender la técnica correcta de administración.
  • Aproveche los tres pilares del tratamiento (aprendizaje y empoderamiento, estilo de vida, medicamentos). La dieta y el ejercicio son importantes. Pero para que el tratamiento sea sólido, dieta y ejercicio serán solo “una parte” y “no todo” el tratamiento.
  • Viva el presente y asuma responsabilidad por su tratamiento actual. Por supuesto, para esto, necesitará aprender cómo controlar la diabetes. Usted puede participar con sus decisiones informadas en todos los aspectos del tratamiento.
  • Dejar las culpas indica madurez emocional. Esto le permitirá planificar, para prevenir complicaciones y mantener una buena calidad de vida a futuro.

En resumen, liberarse y liberar a otros de la culpa sobre la diabetes y su tratamiento es un paso fundamental para lograr las metas de control de la enfermedad. Ya libre de culpas, la persona y su núcleo de apoyo estarán listas para disfrutar el presente y planificar para un buen futuro, con un buen control de la diabetes.

Por favor comente y participe en nuestra comunidad virtual. Sus comentarios y preguntas son bienvenidos.